image_pdfDirección General de Protección Civilimage_printDirección General de Protección Civil

DOMINGO 2 DE OCTUBRE.

 

El Secretario Presidencial para Asuntos de Vulnerabilidad y Director General de Protección Civil, Lic. Jorge Meléndez, estuvo este domingo 2 de octubre en el municipio El Carrizal, en una zona montañosa de Chalatenango; donde el cantón Vainillas y sus caseríos Santa Cruz, Los Galdámez, El Desvío y Calamote, fueron directamente afectados por un deslave el pasado viernes 23 de septiembre. Al subir al propio lugar se constató, que quedó intransitable por toneladas de roca, el Secretario dio declaraciones a la prensa y detalló sobre el nivel de peligrosidad del lugar por este nuevo acontecimiento a raíz de las lluvias.

Este deslave podría catalogarse de estable, salvo que al caer más agua, el material sólido se convierta en flujos de lodo, apuntó el Secretario; lo que preocupa que pueda bajar y caer sobre el caserío más inmediato. Si continúa la lluvia no se descarta otro deslave, pero de grandes proporciones, por lo que la situación actual se considera de alto riesgo en todo El Carrizal, agregó el Secretario.

No se podrán realizar obras hasta que finalice el periodo de lluvias, y levantar muros de contención permeables al agua, que no detengan el fluido sino el material sólido. Así también, se deben medirse las consecuencias y hasta dónde este flujo es capaz de llegar, y brindarle al Carrizal, a su alcaldía y a su Comisión Municipal todo el apoyo que requiera.

 Por el momento se reporta un total de 150 viviendas en alto riesgo y 370 personas habitándolas. Quienes están con mayor riesgo son los habitantes del caserío Galdámez, del cantón Vainillas, donde se encuentran 32 viviendas directamente afectadas.

Los habitantes de los caseríos se mantienen en sus viviendas durante el día y en la noche se trasladan a los refugios que se les ha asignado. Si llueve durante el día se tocan las campanas de una iglesia en señal de que las personas deben salir inmediatamente de sus casas y las respectivas comisiones llegan por ellas para instalarlas en tres albergues; uno instalados en la  iglesia de Vainillas, un segundo en la iglesia de Santa Cruz, y el tercero en la iglesia de Camalote. En estos refugios se les entrega a la familias afectadas frazadas, un kit de limpieza, refrigerio y comida.

Por el momento se espera la respuesta de un estudio, pues si bien han habido otros deslaves en esta zona, no así de la misma magnitud de este pasado deslave. La intensidad de lluvias pasadas podría ser una explicación, ya que el sábado 1 de octubre se detectó en Chalatenango una tormenta de 2 milímetros por minuto, lo que significa que en 45 minutos hubo más de 80 milímetros; esto indica una tormenta extraordinaria, el doble de una tormenta fuerte, finalizó el Secretario Meléndez.