image_pdfDirección General de Protección Civilimage_printDirección General de Protección Civil

San Salvador 16 de Octubre de 2011

El presidente de la República, Mauricio Funes, aseguró hoy que, pese a la magnitud de los daños que siguen causando las lluvias en el país, el gobierno mantiene el control en la atención de la emergencia y está en capacidad para iniciar con prontitud la etapa de rehabilitación y reconstrucción.

En un mensaje a la nación, transmitido por cadena de radio y televisión, afirmó que “el sistema implementado por el gobierno para atender a la emergencia está funcionando plenamente, con un gran espíritu de sacrificio y de colaboración entre todas las instituciones implicadas”.

“Tengan la certeza de que el gobierno, en esta oportunidad, como ocurrió a consecuencia de las tormentas Ida y Agatha, tiene control de los mecanismos y dispositivos para atender la emergencia y para comenzar de inmediato las etapas de rehabilitación y reconstrucción de toda la infraestructura y servicios dañados, añadió el mandatario salvadoreño.

El Jefe de Estado consideró que “la masividad, extensión e intensidad del fenómeno nos pone verdaderamente a prueba como comunidad, como pueblo”, por lo que también resaltó que se trabaja “unidos con alcaldías, instituciones y organizaciones solidarias”.

En ese sentido, informó que para garantizar la “provisión eficaz” de la ayuda se mantiene supervisando personalmente el mecanismo de distribución para que “no falten alimentos, abrigos, agua potable y medicamentos en los albergues y refugios”.

Llamó a la sociedad civil y el sector empresarial que impulsan labores de recolección de ayuda para que se coordinen con las autoridades de Protección Civil y los comités municipales para que la ayuda llegue efectivamente también a esa “población damnificada que no se encuentra en los albergues y refugios habilitados”.

“Solo trabajando todos unidos, de la mano, vamos a llevar alivio a las miles de familias damnificadas”, insistió el presidente Funes.

Informó al país que el “aumento de las víctimas fatales, de las familias y personas evacuadas, de los daños registrados en las carreteras, caminos y puentes y, también, en más de dos mil viviendas, nos muestran con toda intensidad la magnitud del desastre que nos afecta”.

“En las últimas 24 horas, 24 personas más murieron y elevaron el número de víctimas fatales a 32”, afirmó.

Las cifras oficiales indican que más de 20 mil personas se encuentran en 261 albergues en todo el país, y que es probable que esta cantidad aumente debido a la continuidad de las precipitaciones.

Por ello, dijo que “la evacuación no es algo optativo para las personas, sino que la ley establece que es obligatorio seguir las instrucciones de las autoridades en este sentido”.

“Por esta causa, vuelvo a pedir la comprensión de todos y todas para que acaten las directivas de los socorristas y efectivos de la Policía y las Fuerzas Armadas, que hacen su tarea con el objetivo central de proteger la vida de la población”, afirmó.

También informó a los empleados del sector público que mañana lunes “habrá actividad normal y que cualquiera sea el área en que se desempeñen, estarán a disposición de las necesidades que surgen de la atención a la emergencia”.

Reiteró que se mantienen suspendidas las clases en todo el país para la jornada de mañana, y que respecto a los días siguientes se informará oportunamente ya que el reinicio de la labores depende “de la evolución de este fenómeno”.