Casa Presidencial, San Salvador, Miércoles 23 de enero de 2013

El Presidente de la República, Mauricio Funes, oficializó hoy la puesta en funcionamiento del Foro Permanente para la Reducción de las Vulnerabilidades, acto en el que destacó que El Salvador ahora tiene “una clara conciencia” de esta problemática a partir de todos los esfuerzos de su gobierno en esta materia.

 

“Desde el inicio de nuestra gestión asumimos la necesidad de construir una verdadera política en materia de lucha contra la vulnerabilidad, habida cuenta de la magnitud del fenómeno en el país”, expresó el mandatario en su discurso.

 

Agregó que este Foro Permanente es otro paso adelante del gobierno salvadoreño para prevenir y erradicar las condiciones que hacen de El Salvador uno de los territorios más vulnerables y expuestos a fenómenos naturales.

 

Los desastres de todo tipo han aumentado considerablemente en los últimos años en intensidad como en recurrencia a nivel mundial y en El Salvador han seguido la misma tendencia. En tan solo 3 años, de fines de 2009 a fines de 2011, el país sufrió cinco fenómenos de variada magnitud, explicó el jefe de Estado.

 

El primero de estos desastres fue la tormenta Ida, en noviembre de 2009, que produjo la muerte de 198 personas y daños estimados en 315 millones de dólares; en mayo de 2010, el país sufrió las consecuencias de la tormenta Agatha con 12 muertes y pérdidas materiales por valor de 115 millones. Además la depresión tropical 12E, ocurrida en octubre de 2011, que causó 34 muertos, pero produjo mayores daños materiales estimados en alrededor de los mil millones.

 

Esos tres fenómenos produjeron la pérdida de 244 vidas y unos mil quinientos millones de dólares en materia  de daños en infraestructura vial, cultivos, viviendas, centros escolares y de salud, entre otras pérdidas, señaló el gobernante.

 

El Presidente Funes manifestó que El Salvador es un país expuesto a una serie de desastres naturales; pero señaló que la vulnerabilidad no se reduce solo a ese tipo de fenómenos; sino también, y en gran medida, a las condiciones de pobreza en que vive gran parte de la población y la histórica falta de recursos e inversiones en obras de mitigación de riesgos.

 

A manera de ejemplo, el gobernante indicó que en las últimas décadas se formaron 420 cárcavas, heredadas a su administración, sobre las que debió actuar con una inversión superior a los 60 millones de dólares, eparando hasta ahora un total de 360 de ellas.

 

“La necesidad de invertir sostenidamente en este tipo de obras lo determina el hecho de que gran parte de la población más pobre del país vive, precisamente, en laderas y riberas de los ríos y por lo tanto es la que más expuesta está a las inundaciones y deslizamientos”, dijo el mandatario.

 

“Debemos estar conscientes de que la vulnerabilidad nos afecta a todos y por eso este Foro convoca a todos a involucrarse en la labor conjunta”, afirmó, al recalcar que el objetivo de la instancia es “contar con un espacio de confluencia del Estado y la sociedad más organismos internacionales en el país para sistematizar y ordenar la acción pública y privada, destinada a la reducción de las vulnerabilidades”.

 

El Presidente Funes destacó en su mensaje los esfuerzos de su administración por construir un verdadero Sistema Nacional de Protección Civil, que ahora cuenta con el apoyo de unas 120 mil personas en todo el país, entre voluntarios, rescatistas y miembros de distintas instituciones del gobierno.

 

“La capacidad de respuesta del Estado salvadoreño ante un fenómeno climático o telúrico es infinitamente superior a la que contábamos tres años atrás”, remarcó el gobernante.